El Valle del Software, del Alcalde Quintero, entre lo posible y lo soñado

Nathalie Vargas

El valle del software es un proyecto de la actual administración de Daniel Quintero, el cual contiene dinámicas digitales, culturares y educativas con enfoques territoriales y de gestión del conocimiento; sin embargo, es un plan que se quiere llevar a cabo como una estrategia de desarrollo económico que implica modificar la economía tradicional y prestadora de servicios, por una del conocimiento, esto quiere decir que se debe convertir a Medellín en una metrópolis netamente digitalizada y a la vanguardia de la revolución 4.0; la cual reúne tecnologías en las que se encuentran, las digitales, de ingeniería y de desarrollo.

No obstante, las dinámicas económicas de la ciudad no pueden ser cambiabas de la noche a la mañana y el concejal Daniel Duque Velásquez afirma que: “se debe generar otra narrativa de ciudad para lograrlo; el actual mandatario debe tener en cuenta las vocaciones de las nuevas generaciones, debido a que cuando se define una vocación económica

para la ciudad se está apostando a aproximadamente 20 años en los cuales los jóvenes del hoy, van a ser los productores del mañana” Santiago Ospina Franco, Gerente de Comunicación y Mercadeo de Ruta N (Centro de innovación y negocios de Medellín), afirma que mover a la ciudad de una economía tradicional a una basada en el conocimiento, no es algo nuevo, puesto que desde antes existían otros comités que se encargaban de hacer esfuerzos importantes en temas de fortalecimiento en las empresas con las TIC y algunas entidades ya trabajan en temas de industria del software “así que es una política que construye sobre lo construido con un sistema articulado que tiene claras cuáles son las metas de la ciudad”; metas que según Juan Manuel Salazar, líder de innovación de la Secretaría de Desarrollo Económico de Medellín, están siendo encaminadas a cuatro factores; el primero de ellos es ciencia, tecnología, innovación y emprendimiento;que Medellín se convierta en el epicentro latinoamericano de la revolución 4,0 y se mejore la conexión a internet; tercero, la competitividad e internacionalización, exportar más

Periodista

Nathalie Vargas Ramírez, cuarto semestre de producción de prensa

y que las empresas locales se hagan reconocidas y compitan globalmente y por último repensar la educación superior formal como un mecanismo de acceso rápido al trabajo y de productividad, esto último quiere decir que las necesidades van a ir ligadas al tiempo de preparación y no va ser necesario invertir tantos años de estudio para poder trabajar, puesto que en seis u ocho meses se puede capacitar un personal que esté a la vanguardia de lo que necesiten las multinacionales.

A pesar de las buenas intenciones que se puedan tener por parte de la administración, a María Constanza Torres Mariñero, Ingeniera electrónica Máster en ciencias e ingeniería de la computación del ITM, le preocupa el hecho de que con todas estas nuevas tendencias se deslegitimice la educación

profesional, puesto que muchas veces estas empresas multinacionales vienen en búsqueda de grandes cantidades de empleados y brindan cursos de seis meses en los cuales creen capacitar el personal para ponerlo a producir, cuando la verdad es que uno de los principales problemas que debe solucionar Medellín para lograr tal proyecto es la educación debido a que en las universidades en donde se enseñan programas como ingeniería, algunos los profesionales están saliendo poco calificados para la vanguardia de las multinacionales que llegan a la ciudad en busca de programadores y desarrolladores que puedan desempeñarse no en uno sino en varios lenguajes de programación, es allí donde se encuentra el reto para las instituciones de Educación superior. 

Continúe leyendo este artículo en la edición nro. 38 de Sextante