Las batallas de Merly


Angie Tatiana Dávila Sánchez 


Mobirise

La adolescencia es tal vez la etapa que más cambios trae consigo, es la edad de sentir y experimentar las emociones más extremas, es donde se fantasea con un futuro de cuento de hadas y ahí estaba ella, Luz Merly Bonilla Valencia, una joven de test blanca, ojos claros como el amanecer de su pueblo natal, Cocorná Antioquia. Era la menor de 9 hermanos: 5 hombres y 5 mujeres. Una joven llena de sueños y expectativas, Merly esperaba con ansias su cumpleaños número 17, el cual la sorprendería y la pondría a prueba para siempre.
Una vez pasó su cumpleaños, llegó a su vida la sombra de lo que sería para ella determinante, la Guerrilla. En su pueblo estaban en reclutamiento de jóvenes trabajadores y de mujeres fuertes, entre las opciones se encontraba Merly la cual fue asediada para que se uniera a las filas de la causa, ella no tuvo otra opción que huir de ese oscuro futuro que la vida le ponía enfrente.

Para huir, por creencias religiosas tuvo que casarse con un novio que para ese entonces compartía con ella, después de todo no parecía tan mala idea, eran jóvenes y no tenían miedo de comenzar una nueva vida. llegaron desplazados tocando puertas de un mejor futuro a Guarne, un municipio de Colombia, localizado en la subregión Oriente del departamento de Antioquia. Allí retomaron su vida. Después de un tiempo llegó su descendencia, Merly y su esposo querían tener 3 hijos, pero como dicen, “Por cosas de la vida” solo llegaron Danilo y Wilton, la vida parecía estar portándose amable con esta familia.

Lo que Merly no sabía era que Danilo no había llegado solo, estaba acompañado de una enfermedad hereditaria transmitida por un cromosoma. La cual produce una desmielinización intensa y la muerte prematura en niños. Danilo poco a poco empezó a debilitarse y con él, el corazón de su madre Merly.

Otra vez la vida le jugaba una mala pasada a Merly, ella se sentía devastada, había entrado en un callejón sin salida, las tonalidades no parecían aclararse, las emociones se combinaban con la responsabilidad de enfrentar la enfermedad de Danilo y su vez con la esperanza de ofrecerle un mejor futuro a su otro hijo Wilton.

… 2 de Julio del 2016, suena el teléfono a eso de las 2 de la tarde: “Señora Merly le hablamos de la Clínica Somer, lamentablemente Wilton, su segundo hijo, comparte el padecimiento de Danilo” … Después de aquel escalofriante anuncio, pasaron semanas sin que Merly pronunciara palabra alguna. El panorama era totalmente gris, la esperanza se esfumaba y la desesperación se apoderaba de ella. El 5 de agosto Merly salió de su casa con destino a la estación Acevedo, estaba decidida a quitarse la vida en las vías del metro de Medellín, no encontraba sosiego al dolor que para ese entonces era su compañero inseparable.

La vida no podía ser tan dura con ella, algo sorprendente, algo como un milagro sucedió, minutos antes de quitarse la vida, Merly recibió una llamada con la noticia de que Wilton tendría la oportunidad de tener un trasplante de médula, un Ángel sin alas y sin túnica, pero vestido de compasión apareció. Ahora Wilton podría tener una vida normal, como si esta terrible enfermedad nunca lo hubiese acompañado.

Hoy Danilo está reducido a un estado vegetativo, alimentado por una vía central que lo mantiene nutrido y bajo los cuidados de una madre entregada, Wilton tiene una vida prácticamente normal, con algunas secuelas que le impiden ser totalmente independiente de Merly, pero con un aliento de vida que contagia e inspira, Merly, aunque cuestiona cada suceso difícil y cree que la vida no ha sido tan buena con ella, confía en que después de la tormenta llega la calma y se siente fuerte para librar las batallas que sean necesarias. 

© Copyright © 2021/1 Exposextante | Desarrollado por sextante/Colaboradora Verónica Rodríguez/Copyright ©
Universidad Católica Luis Amigó Tv. 51a # 67B 90, Medellín, Antioquia

Made with Mobirise site builder