Pensionarse en Colombia: entre la esperanza y el golpe de la realidad


Jennyfer Lorena Zapata Ramírez


Mobirise

En Colombia existen dos regímenes pensionales al que se encuentran afiliados los colombianos: el Régimen de Prima Media (RPM) y el Régimen de Ahorro Individual (RAIS). Los ciudadanos han tenido que asumir desalentadores cambios en la legislación pensional para obtener una jubilación. Cada caso es diferente y un mundo aparte.


Gran parte de los 6 millones de colombianos afiliados al Régimen de Prima Media (Colpensiones) enfrentan obstáculos para alcanzar una pensión por vejez. Lo anterior debido a las constantes reformas pensionales que ha hecho el Estado colombiano en los últimos 25 años y a la baja cobertura pensional, que en Colombia es una de las más bajas de la región: 23%, según el estudio El Sistema Pensional en Colombia, publicado por el Banco de la República en 2019.

El Estado no ha cumplido a cabalidad lo pactado en las leyes que se han implementado con el fin lograr una mejora de la calidad de vida de quienes aspiran a una pensión. Esto se manifiesta en los constantes cambios a la Ley 100 de 1993, conocida porque comenzó a aumentar la edad de retiro, las semanas de cotización y se crearon, entre otros, el Régimen de Prima Media, mediante el cual un trabajador, dependiente o independiente, afiliado a un fondo de pensiones, de manera voluntaria o bajo un contrato laboral, aspira a una pensión de vejez. A propósito, el senador Jorge Robledo aseguró a Sextante que la Ley 100 “acabó con condiciones más favorables para los empleados y las volvió regresivas”.

Una reforma constante: la edad

El último aumento de edad para alcanzar una pensión por vejez se realizó en 2003 con la Ley 797, cuando se dispuso 57 años para las mujeres y 62 para los hombres. En relación con lo anterior, Nelson Antonio Zapata, abogado laboral y de procesos jurídicos de la Caja de Compensación Familiar Comfenalco Antioquia, manifiesta que con los aumentos de la edad el Estado perjudica a los ciudadanos: “Es algo irracional porque el promedio de vida de nuestro país es de 77 años. Si aumentamos la edad no vamos a alcanzar a pensionarnos y vamos a tener muy poco tiempo para disfrutar esa pensión, que es un ahorro que hacemos durante toda una vida. De esta manera, no se estaría garantizando el derecho a la pensión, consagrado en el artículo 48 de la Constitución Política”.

Estella Gómez Durán, empleada de confecciones CI JEANS S. A., es una de las afectadas por el aumento de la edad, debido a que cuenta con las semanas cotizadas, pero no con la edad de jubilación: ella cumplió 53 años. Estella manifiesta su inconformidad: “Este es un país donde nada favorece a la longevidad. Es un país donde hay enfermedades tropicales, tenemos expectativas de vida cortas y trabajamos entre 25 y 30 años por una pensión que el gobierno nos embolata con reformas que nos afectan día a día”.

Click para continuar leyendo...

© Copyright © 2021/1 Exposextante | Desarrollado por sextante/Colaboradora Verónica Rodríguez/Copyright ©
Universidad Católica Luis Amigó Tv. 51a # 67B 90, Medellín, Antioquia

Designed with Mobirise website maker